Un desafío que nos sigue ilusionando

IMG_9212 Foto

Este texto tiene la intención de explicar la experiencia que hemos tenido en relación a la oferta formativa Emprender para transformar. EPT, de aquí en adelante. Un curso que hemos pensado y generado de forma artesanal durante más de un año a partir de nuestra experiencia profesional desarrollada en Tangente. Una formación pensada para hacer de las ideas iniciativas colectivas de cambio y transformación en los territorios.

¿Por qué EPT?

Vivimos tiempos de cambio, años de movimiento, de recorrer nuevos caminos. Queremos que las cosas sean diferentes en nuestras vidas y en nuestros entornos y somos las personas, en colectivo, las que, a través de nuestras capacidades, recursos e ideas, las que podemos tratar de hacer las cosas como queremos que sean.

Esta tendencia a la participación, a la democratización de la sociedad [que tiene muchos matices en los que ahora no queremos entrar], conlleva la necesidad de adquirir o fortalecer algunas competencias en las que no hemos sido educadas y que tienen que ver con la capacidad de buscar información múltiple en formatos y capas, ser capaces de leer e interpretar esa complejidad, tomar decisiones en un mar de alternativas posibles, relacionarnos con múltiples elementos e integrarlos, y escucharlos a la vez que somos capaces de mantener claras nuestras estrategias, y contarlas para buscar nuevas alianzas o recursos.

No hay muchos entornos en los que podamos aprender todas estas habilidades y EPT nos ofrece un espacio seguro en el que, de manera individual y colectiva, explorar, entrenar, testar estas habilidades que nos parecen cruciales a la hora de emprender.

Una cuestión importante en todo esto es cómo nombramos las cosas.

Aunque relacionemos emprendimiento con el proceso de constitución o creación de una empresa, nos gusta hablar de emprender como la reflexión y la acción que se dan a la hora de poner en marcha un proceso que busca hacerse cargo de una realidad que quiere transformar.

Éste es el corazón de EPT: potenciar la adquisición o el fortalecimiento de unas competencias que van a hacer más viable la puesta en marcha de unas ideas en un territorio.

Cuando hablamos de este viaje, que es apasionante pero también costoso, laborioso, cansado…, aparece en muchos casos la centralidad de tener que conseguir una renta, por lo tanto un empleo, pero queremos ampliar las posibilidades y pensar que los proyectos que emprendamos puedan ser también proyectos que nos ayuden a sostener las vidas más allá de conseguir dinero.

¿Cómo se ha construido EPT?

Para  diseñar la estructura y contenidos del curso, se inició una recopilación y un análisis de la oferta de cursos existentes relacionados con innovación y emprendimiento.

A partir de ese análisis, y cruzándolo con nuestras experiencias como emprendedoras y también como acompañantes de grupos promotores, se identificaron los contenidos que debían trabajarse en el curso: 1)  Las  personas y el grupo, 2) La realidad, 3) La iniciativa, 4) La organización, y en una 5ª fase de mentorías personalizadas se trabajarían las necesidades de cada proyecto.

La formación está diseñada en 20 sesiones formativas. El equipo docente pone a disposición del alumnado toda su experiencia y profesionalidad para favorecer una inmersión y un aprendizaje activo, siendo la interacción entre participantes, docentes y experiencias del territorio, la base metodológica. Donde las personas se encuentran con las personas y las ideas con las ideas, posibilitando sinergias que mejoren los proyectos.

Y todo esto tenía un coste para cada participante de 500€ [con facilidades de pago y promociones varias].

Una vez hecho el trabajo de diseño del curso, planificamos la campaña de difusión low cost y elaboramos diversas herramientas de difusión [demos, web, folletos, vídeos con microentrevistas, programación de posts diarios en Facebook y Twitter, newsletters…] para que fuera calando el mensaje de nuestro curso en las redes.

Y lanzamos la campaña. En la primera fase, uno de los objetivos fue conocer las preferencias y disponibilidades de las personas interesadas en el curso para decidir hacerlo en horario de tarde o de mañana, decisión que afectaba al lugar de realización [¡gracias Trafis y Ecooo!].

Las demos que organizamos en el Medialab Prado para dar a conocer EPT no tuvieron una participación masiva, pero contaron con muy buena acogida, interés y valoración. Margarita Padilla nos dio unas pautas claras de manera sencilla y divertida sobre Cómo funciona una red y Fernando Cembranos aportó una mirada reconceptualizada de los procesos del grupo de trabajo y de las técnicas que en él pueden aplicarse, partiendo de la base de que la inteligencia colectiva es mejor y más completa que la  individual [Grupos inteligentes: la construcción colectiva de las ideas].

¿Y qué pasó?

Después de este proceso en el que hemos puesto toda nuestra ilusión y bastantes recursos, más de 40 personas han mostrado interés en el curso, pero menos de 10 [nuestro mínimo] tenían disponibilidad, el dinero y la motivación necesaria.

Esta experiencia nos está haciendo reflexionar mucho sobre la demanda que pueda tener nuestra oferta formativa como la que hemos diseñado. Hemos intentado atravesar nuestros límites en la comunicación invirtiendo mucho tiempo y algo de dinero [aunque lo mismo es…] en redes sociales. El resultado se ha alejado de nuestro deseo, pero no menos de nuestras expectativas. Como decíamos antes, más de 40 personas se han interesado por la formación, un número relevante a la vez que insuficiente.

Para saber qué fallos estábamos cometiendo hemos llamado a todos/as los que dudaban si hacer o no el curso para preguntarles por los porqués. El resultado nos ha dejado de nuevo una sensación agridulce: las respuestas nos trasladan que sí que hemos logrado diseñar una oferta formativa diferente, que no se centra en el emprendimiento social en términos ya casi clásicos. Sin duda un objetivo está cumplido, pero tampoco hay dudas de que no es suficiente. Necesitamos llevar a más gente, quizás abaratar el curso, quizás buscar subvenciones, quizás ponerlo más caro [a veces funciona], quizás unirnos a otros aliados más prestigiosos que nosotras, quizás varias de estas cosas a la vez o ninguna. En otoño volveremos a la carga con una nueva edición del curso, e incorporaremos todos los aprendizajes [muchos] que extraemos de esta primera experiencia.

Muchas gracias y hasta muy pronto.
Equipo de Emprender para Transformar
Grupo Cooperativo Tangente

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario